Los mejores balancines de jardín | Precios y opiniones

El balancín de jardín, o también conocido como columpio de jardín, es un accesorio decorativo y de entretenimiento que suele ser utilizado en los patios de casas, edificios, escuelas y otros lugares para aportar un ambiente de relax para socializar o simplemente descansar. A pesar de que existen modelos bastante modernos y de última generación, el estilo de los balancines de jardín rememora a una época pasada, donde se disfrutaba mucho más de los espacios de exterior en familia.

Los balancines pueden estar elaborados en materiales tan variados como permita la imaginación: muchos de ellos en madera, metales, con cajas reciclables, plásticos, macetas y prácticamente cualquier objeto reutilizable que pueda aportar algún valor estético o funcional.

Un porche ofrece una oportunidad perfecta para innovar, crear y cambiar totalmente el aspecto de la casa, dando la posibilidad de crear un nuevo ambiente acogedor para compartir con amigos o familiares y, a la vez, un espacio para obtener increíbles fotografías vintage.

Cómo elegir un balancín de jardín

No todo queda en tomar la decisión de elegir el estilo y el color, ya que hay otros factores que creemos que son necesarios tener en cuenta a la hora de elegir un balancín de jardín.

  • Material con el que está fabricado: La estructura, el asiento y el toldo generalmente se construyen de diferentes materiales. Esto sin duda nos dará una señal de lo fuerte y cómodo que será. Los que están construidos en madera son generalmente las más resistentes, ya que tienen la mayor capacidad de peso, pero también cuestan más y a la larga es un materia que requiere de un mantenimiento mayor.
  • Inclinación del toldo: El toldo puede inclinarse en muchos modelos que hemos visto ya que si prefieres tener menos sombra en alguna ocasión, simplemente puedes inclinarlo hacia el ángulo donde más te convenga. Incluso en algunos modelos tienes la opción de quitarlos por completo.
  • Posibilidad de reclinación:  Cuando el respaldo se pliega hacia atrás se convierte en prácticamente una cama que puede ser perfecta para relajarte, echarle la siesta o simplemente mecerte en una posición más cómoda.
  • Portavasos: Que sería de este complemente de jardín sino pudieramos tener nuestras bebidas a mano para que no tengamos que estar constantemente levantándonos. Los modelos de columpios de jardín que los ofrezcan sin duda tendrás un plus añadido.
  • Máximo peso recomendado: Algunos de estos balancines de jardín de 3 plazas tendrán una carga de peso máximo relativamente baja. El más bajo suele rondar los 200 kg y si tienes 3 adultos sentados en él, el peso medio por persona sólo puede ser de 67 kg. Si es probable que los usuarios habituales pesen más que eso, considera un modelo que tenga una carga de peso máximo superior.
  • Dimensiones: No importa si colocas la el balancín de jardín en la terraza o en el porche delantero, te recomendamos enormemente que midas el área asignada para comprobar si te cabe.

Un aspecto importante para los balancines de jardín es la creatividad que se tenga en el momento de elegirlos o combinarlos con el resto de la decoración del espacio escogido para su instalación. Tal como ocurre con sofás, camas, sillas y otros muebles, es esencial que el cuidado de los elementos que se seleccionen para el jardín sea igual de meticuloso para lograr el efecto deseado.

Por ello la creatividad juega un papel fundamental. Por ejemplo, un balancín que en su base contenga cajas de madera con un estilo antiguo podría funcionar a la perfección acompañado de unas botellas de leche vacías que se utilicen como pasamanos, o que se balancee sobre cuerdas gruesas con aspecto de haber sido sacadas del siglo pasado.

Columpio de jardín de 3 asientos

columpio de jardín

La verdad es que nos sorprendió la rapidez con que Amazon nos puso en casa el balancín de jardín. Aunque llegó con algún arañazo en el lacado de la pintura, la estructura estaba en perfecto estado y tampoco le di mucha importancia. Para montarlo decidí hacerlo entre dos personas ya que aunque quizás podría haberlo hecho sólo, es mucho más eficaz hacerlo acompañado. Buscaba un modelo que pudiera tumbarse y hacerse prácticamente cama, quizás me hubiera gustado que el relleno de los cojines fuera algo mas generoso. Yo lo que recomendaría es coger algún colchón aparte y cojines que le den mas confort, por lo demás muy contento.
Hector

Balancín de jardín de acero

balancín de jardín

Desde que lo tenemos puesto en nuestro jardín hacemos mucho mas vida fuera ya que es todo una gozada estar relajado meciendote y charlando. Incluso ya más de una vez hemos echado alguna siesta sin tener ningún tipo de percance. Estamos muy contentos con el.
Mati

Balancín columpio

Balancín columpio

Buscábamos un modelo que tuvieran los asientos divididos y este nos daba justamente lo que necesitábamos. Lo único malo es que no encontré las instrucciones de montaje por ningún lado del paquete pero pude montarlo sin mucha dificultad. El detalle de la bandeja para dejar las bebidas es muy bueno. Lo volvería a comprar.
Claudia

 Columpio hamaca de jardín

Columpio hamaca de jardín

Salvo por la frustración del montaje debido a mi torpeza con las herramientas y tornillos, la experiencia con este columpio de jardín no puede ser más positiva, a pesar de parecer a simple vista débil, la estructura soporta sin ningún tipo de problema el peso que recomienda el fabricante. .
Fran

 El origen del balancín o columpio

Se pueden apreciar balancines en jardines, parques infantiles y otros lugares de esparcimiento, pero pocas veces se conoce el origen de este tradicional objeto. Tal como ocurre con muchas de las cosas presentes el mundo moderno actual, su historia proviene de la antigua Grecia.

Los historiadores especializados en este periodo relatan que la acción de columpiarse o balancearse era sugerida por el padre de la medicina, Hipócrates, como remedio para que las jóvenes de la Grecia de la época lograran tener una mejor figura. Este es el motivo por el cual el columpio era utilizado por todas las jovencitas griegas.

Dejando de lado este uso tan particular, la otra explicación es igual de curiosa e interesante. También en la antigua Grecia, se vincula el columpio con algunos ritos dionisíacos, lo que se puede apreciar en diversas obras artísticas de la época. Por ejemplo, en la pintura que escenifica ‘El Descenso a los infiernos’ se puede observar a Fedra, heroína del cuadro, columpiándose.

Esta asociación también ha creado otras conexiones con mitos que buscan explicar por qué el hombre posee un impulso hacia lo divino. Por su parte, otras civilizaciones asociaban al columpio o balancín con la magia. Esto ocurría en el este de Europa, donde las jóvenes se dedicaban a cantar sentadas sobre un balancín tal y como otros cantaban plegarias a los dioses.

Deja tu opinión, ¡nos interesa!

Deje una respuesta